Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 49.26RD$ 49.70

RD$ 56.56RD$ 61.13

Combustibles

Precio

RD$ 199.60

RD$ 226.20

RD$ 241.30

RD$ 122.30

Drogas, delincuencia y promiscuidad se confunden el parque capitalino

Publicado en Deportes, hace 3 meses

Santo Domingo.- En la actualidad, el  estadio La Normal, enclavado en el olvido y la inmundicia en pleno centro de la ciudad, no solo atenta bochornosamente contra la honra de llevar el nombre del inmortal y pionero de los peloteros dominicanos en ascender a las Grandes Ligas, sino contra el acervo histórico del propio centro, utilizado en la oscuridad de la noche como guarida de delincuencias y todo tipo de actividades ilícitas.

Las mismas confesiones de vecinos ubicados entre las inmediaciones de las avenidas Duarte y V Centenario, bajo la estricta confidencialidad, afirman que “La Normal es un nido de delincuentes durante la noche, donde se consume droga y se vende y sexo ni se diga, eso es abiertamente; durante el día el negocio es más secreto, pero los transeúntes, choferes y vendedores ambulantes y habitantes del entorno entran ahí a orinar y a defecar libremente”.

Al entrar al pasillo circular  de la vieja casa del béisbol dominicano es evidente por doquier el castigo de los excrementos y el tufo a almizcle de todo tipo.

El diputado de  la provincia Duarte, Franklin Romero, logró que se aprobara un anteproyecto de ley el pasado día 8, mediante el cual se honraría a Virgil, y se le haría justicia, designando su nombre a La Normal, en lo adelante la instalaciones llevaría el nombre de “Centro Deportivo y Cultural Osvaldo Virgil”, y además se declararía  el 23 de septiembre como “El Día del Pelotero Profesional de la República Dominicana”.

La Cámara de Diputados aprobó en primera lectura el proyecto de ley, pero muchos creen que nadie investigó la situación anormal que rige Estadio La Normal.

Presidente Pabellón Fama
“El nombre de Osvaldo Virgil  aguanta y merece cualquier reconocimiento que se le haga, la dimensión de su llega a las Grandes Ligas es algo histórico; pero entiendo que no es justo que un lugar en estas condiciones que es un basurero y un albergue de vagos y delincuentes en hora de la noche, no es justo que se haga esto.

“La Normal es un nombre que debe ser venerado por todos los amantes al béisbol, pero necesita una mano amiga, y si va a llevar el nombre de Virgil debe ser remodelado y ponerlo al nivel de su figura, que las generaciones siguientes del béisbol, inclusive, puedan salir de ese estadio”, reclamó Dionisio Guzmán, presidente del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Inauguración de La Normal
“Las guaguas parecían, en sus primeros viajes a ese sitio, manecillas de un reloj que no se detenían, en su ir y venir, repletas de fervorosos” : Félix Acosta Núñez, La Nación, febrero 23, 1948, describiendo la inauguración del Estadio de la Escuela Normal Presidente Trujillo.

NUESTRAS EMISORAS