Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 54.30RD$ 55.60

RD$ 59.00RD$ 63.00

Combustibles

Precio

RD$ 241.10

RD$ 274.50

RD$ 293.60

RD$ 147.60

Sepultan uno de los choferes encontrados en fosa en San Pedro

Publicado en Nacionales, hace 6 años

San Pedro de Macoris.– En medio del dolor y la impotencia, fue enterrado la mañana de este martes Germán Arredondo, uno de los tres hombres ultimados que fueron descubiertos la tarde del lunes en una fosa de una casa abandonada en la zona de Guavaberry,  en San Pedro de Macorís.

Los familiares de Germán Arredondo, quien se dedicaba a hacer acarreos en el mercado de San Pedro de Macorís, dijeron que no descansarán hasta que los miembro de la supuesta banda dedicada al secuestro y asesinato de choferes para robarles sus vehículos, sean condenados y de esa forma evitar que sigan quitándole la vida a otras personas.

Entre los supuestos integrantes de la banda de delincuentes, está alegadamente un hijo de un coronel de la Policía Nacional y otros cuatro personas no identificadas que están detenidos en la dotación policial de San Pedro de Macorís, y a quienes se les será conocida medida de coerción  a la 5:00 de la tarde en el Palacio de Justicia de ese municipio.

Los cuerpos de los tres transportistas, que hace días habían sido reportados como desaparecidos, son Gary Wilson Rodríguez Castro, de 45 años, conductor de la ruta Hato Mayor-Sabana de la Mar; Germán Arredondo, chofer de mudanzas y acarreo de San Pedro de Macorís; y David Polanco, chofer de la ruta B de San Pedro de Macorís, que operaba un minibús Nissan Urvan, blanco, año 2007.

El hallazgo de los restos se produjo cuando una mujer, supuestamente miembro de la Policía vinculada a uno de los cabecillas de la banda, reveló que su relacionado era el cabecilla de la banda.

Además de la mujer, por los crímenes están detenidos en San Pedro de Macorís, Radhamés Antonio Ramírez y Hugo Antonio Zorrilla Alfonseca, éste último hijo del oficial de la Policía.

Los detenidos ubicaban a sus víctimas, choferes de autobuses del transporte público, a quienes abordaban en momentos en que terminaban sus labores y a punta de pistolas los conducían al lugar, donde los mataban y robaban sus pertenencias, incluido el vehículo.

En la fosa de la casa abandonada, en la zona de Guavaberry, permanecen familiares de las víctimas, entre ellos las mujeres e hijos de los desaparecidos, así como amigos y relacionados.

 

NUESTRAS EMISORAS