Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.75RD$ 59.60

RD$ 62.85RD$ 66.45

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

El municipio de Paraíso fue fundado por una familia de apellido Medina

Publicado en Todo Incluido, hace 9 años

Por: Virgilio Gautreaux P.

El municipio de Paraíso fue fundado por una familia de apellido Medina proveniente del municipio de Neyba, los cuales se ubicaron en la ribera del río Nizaito. El poblado está ubicado a unos 15-90 metros sobre el nivel del mar. Posee un terreno montañoso y clima tropical con un rango de precipitación anual promedio de 1.000 a 1.200 mm al año. La gente en su mayoría se dedica al trabajo agrícola, principalmente a los cultivos de café, yautía, y los frutales diversos. La comunidad cuenta con los principales servicios públicos de las instituciones oficiales, tales como Salud Pública, Agricultura, Educación, Defensa Civil y Cruz Roja. Tiene servicio de agua potable y electricidad. Existen iglesias católicas y protestantes, escuelas primarias y secundarias (FUENTE ELECTRÓNICA).

La gente de Paraíso durante muchas décadas ha trabajado duramente para superar las taras propias de un poblado ubicado en una provincia del Suroeste de la República Dominicana, que en pocos períodos de su historia ha logrado recibir la atención de los políticos que lo controlan todo desde la capital. Si a la propia ciudad de Barahona le cuesta mucho que le hagan caso, imagínese la suerte de una comunidad como Paraíso!

Comprendiendo esta dura realidad, los hombres y mujeres de esta colectividad desde principios del siglo pasado vieron que sólo con trabajo duro, tesonero, de calidad y sin descanso, sería posible superar el atraso de su querido Paraíso.

En fecha 30 de Julio de 1924 unas 372 personas “habitantes mayores de edad de Paraíso, Los Patos y Los Blancos”, remitieron al Presidente del Ayuntamiento de Enriquillo una formal solicitud de que la Sección de Paraíso fuera elevada a la categoría de Distrito Municipal. Afirmaron los suscribientes que gozaban de sus derechos civiles y políticos y que disponían de la capacidad necesaria para conocer de todos los asuntos y responsabilidades que puedan surgir. Para reforzar su punto de vista, citaban los artículos 7 y del 81 al 87 de la Ley de Organización Comunal vigente para esos años. Precisaban que de acuerdo al censo de población de 1920 el poblado tenía 176 casas y que cuando el período de elecciones le fueron anexadas tres pequeñas secciones, elevándose el número de viviendas.

En apoyo a su solicitud destacaban que sus niveles de producción y volumen de cabotaje [transporte marítimo interno], eran similares a los de Enriquillo, apuntando que de este comercio se beneficiaban el Ayuntamiento y las aduanas de Barahona y el propio Gobierno. Más adelante señalan, los firmantes expresaban que tenían el honor de suplicarle y rogarle al honorable Ayuntamiento [de Enriquillo] “que se nos reconozcan nuestros derechos y se nos eleve a la categoría que nosotros merecemos y que legítimamente nos corresponde”.

Los paraiseros-a modo de que se viera hasta donde podían llegar en su reclamación-concluían afirmando: Para evitar consecuencias que en lo sucesivo pudieran sobrevenirnos, “hemos convenido, por acuerdo de todos”, recomendar a los señores Eloy Matos Acosta, Juan Francisco Leger, Manuel Carvajal y Tomás Carrasco, para que al crearse dicho Distrito Municipal, esa Corporación escoja dos de esos señores, uno para que sea nombrado Jefe del Distrito y el otro como suplente del mismo. “También hemos designado, por acuerdo de todos, al Sr. Severo Leger, para Tesorero y al Sr. Jaime Vidal Recio, para Secretario de dicha Junta”.

En la lista de firmantes aparecen miembros adultos masculinos de las familias Féliz, Carrasco, Moreta, Leger, Acosta, Medina, Cuevas, Matos, De la Cruz, Vidal, Rubio, Selesten y Diaz, entre otros.

En fecha 4 de Agosto de 1924 un nutrido grupo de ciudadanos de las Secciones de Paraíso, Los Blancos y Los Patos le dirigió al Gobernador Provincial-Eugenio Matos hijo-una comunicación cuyo Asunto titularon Buscando Justicia, en la cual los firmantes citando artículos de la Ley de Organización Provincial, elevaron una instancia al Ayuntamiento de Enriquillo, manifestando tener conocimiento de que ese Cabildo estaba intentando obstruir “para que no lleguemos a realizar la obra que pretendemos”.

Posteriormente apuntan que era de imperiosa necesidad de que el Gobernador “tome parte de lo que le pertenezca a los fines de que nos reconozcan nuestros derechos y se nos eleve a la categoría que según las leyes legítimamente nos corresponde. De lo contrario, en lo sucesivo sobrevendrán consecuencias que le ocasionarán el tener que trasladarse a ésta”.

La carta con copia al Poder Ejecutivo estaba suscrita por Gilberto Féliz., Angel Leger, E. M. Acosta, Ricardo Matos, Manuel Carvajal, Francis Leger, Luis Carvajal, Severo Leger.

Al parecer las autoridades de Enriquillo no prestaban mucha atención a las comunicaciones que le remitían las fuerzas vivas de Paraíso. Por tal razón el 20 de Agosto del 1924 la Junta que trabajaba pro Distrito Municipal, en respuesta a una carta que el Ayuntamiento de Enriquillo le enviara el 17 ese mismo año y fecha, destaca su sorpresa de que en la misiva ese Cabildo expresara que no tenía dinero, cuando ese no era el reclamo que ellos habían formulado, sino que elevaran de categoría la Sección Paraíso.

Continúa la nota de los paraiseros expresando al Presidente del Ayuntamiento de Enriquillo que el objetivo principal de su comunicación “es llamarle la atención para advertirle que debía conocer determinados artículos de la Ley de Organización Comunal”, a fin de que pueda recapacitar sobre lo que significa la palabra Distrito Municipal y pueda entonces darle una respuesta categórica a su reclamo.

Más adelante los desarrollistas expresan haber notado grandemente que el Ayuntamiento de Enriquillo sólo trata de hacer obstrucción y que se estriba [fundamenta] estrictamente en no deferir sobre un asunto fácil, que puede ser adoptado sin mucha discusión.

En su nota dirigida al Presidente de la Sala Capitular de Enriquillo le advierten que no debería por ningún concepto mirar con tanta indiferencia los derechos que “nosotros reclamamos puesto que Ud. debe saber que a ningún ciudadano se le deben ocultar sus derechos”.

Concluyen de forma decidida su comunicación en los siguientes términos:

“Tenemos ya conocimiento de que el obstruccionismo que reina entre esa Corporación no depende de otra cosa, sino de asuntos personales y políticos, por lo que le suplicamos a Ud. ajustarse a la más estricta neutralidad en estos asuntos para que más tarde no haya lugar a sinsabores”.

Esta firme carta está suscrita por el Sr Eloy Matos, Presidente de la Junta Pro Distrito Municipal y por el hacendado Gilberto Féliz, Secretario de dicha entidad.

En atención a los afanes desarrollistas de los paraiseros y de otras Secciones cercanas solicitando al Ayuntamiento de Enriquillo ser elevadas a la categoría de Distrito Municipal, el Sr. Gobernador Matos les remite una comunicación el 23 Agosto 1924, en referencia los argumentos que plantean para lograr sus aspiraciones.

El funcionario gubernamental también les informa que ha tomado debida nota, a la vez que les participa que próximamente realizará una visita de inspección a la Común de Enriquillo; y en dicha visita se tratará de todos los puntos que sean beneficiosos para esa Común y sus Secciones. Se procurará tomar nota de todas las necesidades y aspiraciones para informar al Gobierno del estado actual de esas regiones suroestanas.

El Gobernador termina su correspondencia expresando que la “instancia de Uds. cuya copia tengo al frente será uno de los principales puntos que en dicha visita se tratarán”.

Ante los niveles de indiferencia que recibían de las autoridades municipales de Enriquillo, vuelven los motivados paraiseros a remitir una comunicación en fecha 30 de Agosto de 1924 en términos más enérgicos donde le solicitan al Presidente de dicho Cabildo “se sirva indicarnos a vuelta de correo”, a qué obedece que se le hayan escrito cuatro cartas “sin que Ud. haya cumplido con el deber de habernos informado una cosa u otra”.

En otra parte de la misiva los señores Eloy Matos y Gilberto Féliz comunican al ejecutivo municipal que esa sería la última carta que le dirigirán pidiéndole la Resolución de la creación del Distrito Municipal, que es un derecho que les asiste. Expresan que se rumoraba “que algunos de los miembros que forman parte de esa Corporación y que además muchos particulares de ese pueblo dicen estar preparados para recibirnos con las armas en las manos cuando vayamos a la Sala de Sesiones a discutir el punto que estamos discutiendo”.

Apuntan más adelante que de continuar las cosas así se verán “en la necesidad forzosa” de tener que dirigirse a otro Departamento para que se tomen las medidas necesarias sobre tan importante y delicada cuestión.

Los demandantes paraiseros concluyen su exposición manifestando al Ayuntamiento, que todos los que persiguen la causa son ciudadanos de criterios firmes y de altas aspiraciones, por lo cual buscarían todos los medios de que se les reconozcan sus derechos “por la vía diplomática, antes de entrar en el error de tener que combatir con aquellos que dicen estar dispuestos a que en las calles de Enriquillo corra un río de sangre antes que cedernos los derechos que nosotros reclamamos”.

Conociendo ya las intenciones de los habitantes de Enriquillo y sus autoridades municipales, los firmantes del mensaje, remiten copias del mismo al Gobernador provincial y al Ministro de Interior y Policía.

Con el surgimiento de la tiranía trujillista muchos liderazgos locales fueron paulatinamente eliminados, diluidos o simplemente neutralizados. Aunque algunos siguieron luchando denodadamente por los intereses colectivos de sus comunidades, la gestión local fue absorbida por los mecanismos dictatoriales del sátrapa, el cual concentró férreamente la “voluntad nacional”. Esto explica que fuera en 1943 que los paraiseros vieran elevar su comunidad a la categoría de Distrito Municipal, GRACIAS A TRUJILLO !!

Los afanes desarrollistas de los paraiseros no tenían tregua y sus diferendos con las autoridades de Enriquillo, tampoco cesaban. Por eso nos encontramos un nuevo caso donde un grupo de ciudadanos de Paraíso integrantes de la Junta Pro Templo, aprovechando que el Sr Gobernador de la provincia de Barahona Don Eugenio Matos hijo, se encontraba en la Común de Enriquillo, le dirigen una comunicación en fecha 17 de Abril de 1925 solicitando que interceda para que el Ayuntamiento de Enriquillo otorgue su ayuda económica al poblado, en el entendido que Paraíso es una de sus Secciones. En la misiva le informan que en esa misma fecha le elevaron una instancia al ilustre Cabildo enriquillense “suplicándole se digne votar la suma de MIL PESOS ORO para destinarlos: $500 a los trabajos de la iglesia ya en construcción y los otros $500 a la construcción de una casa escolar, ya que la que tenemos se haya en deplorable estado”.

Más adelante manifiestan al funcionario: “esperamos Usted hará mucho en bien de nuestras intenciones que no pueden ser más saludables a la causa del adelanto comunal, a la causa de la salud pública, a la causa de la República”.

Esta correspondencia estaba suscrita por Francisco Leger, Jaime Vidal Recio, Gilberto Féliz, Julio Cuevas, Juan María Leger, E. M. Acosta y Angel Ma. Leger, entre otros.

El Gobernador provincial mediante su comunicación No. 306 de fecha 25 de Abril de 1925 le informa a los firmantes de la petición que aprovechando su estadía en la Común de Enriquillo sometió al su Ayuntamiento la instancia solicitando los recursos para las obras señaladas, apuntando que dicho organismo en su Sesión del 18 de Abril del citado años, decidió “votar la suma de $250, como ayuda a esa importante Sección para la construcción de su templo”.

Matos hijo concluye su nota expresando que dicho valor podía ser reclamado, llenando los trámites de Ley.

Pero no vayamos a creer que sólo era en 1924 que los paraiseros tenían “puestas las pilas”. Revisando unos papeles viejos en el ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN, nos encontramos que en una reunión de la JUNTA PROVINCIAL DE ESTUDIOS de Barahona, celebrada el 26 de Octubre del año 1910 se dispuso “Decir al Ayuntamiento de Enriquillo que debe suministrar a la Escuela de Varones de Paraíso de los útiles pedagógicos a medida que se lo permitan sus entradas”. Sin duda alguna que esta decisión debió basarse en un reclamo de la progresista comunidad paraisera !!
Como puede apreciarse, el “genoma desarrollista” de Paraíso, viene de lejos.

En la reunión de la Junta de fecha 24 de Noviembre de 1910, el Ayuntamiento de Enriquillo notifica al organismo educativo, que el estado de la caja comunal “no le permitido adecuar de momento a la compra de útiles para la Escuela de Varones de Paraíso”.

Por increíble que parezca, a más de cien años de estos acontecimientos, actualmente la comunidad de Paraíso está luchando para que en el transcurso de este 2015 el Ministerio de Educación le otorgue la categoría de DISTRITO EDUCATIVO, debido a la cantidad de escuelas, alumnos y maestros que posee, razón por la cual reclaman una oficina local que responda de manera directa a las aspiraciones de superación de la demarcación.

Como puede observarse, el sincero deseo de “liberación” de los paraiseros en 1924, tenía justificadas razones.

NUESTRAS EMISORAS