Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 53.13RD$ 52.50

RD$ 50.50RD$ 54.00

Combustibles

Precio

RD$ 241.10

RD$ 274.50

RD$ 293.60

RD$ 147.60

Bocelli imprime magia y encanto en Altos de Chavón

Publicado en Espectáculos, hace 7 años

El ambiente era propicio, ideal para una noche de ensueño: el anfiteatro de Altos de Chavón, escenario que ha recibido a un sinnúmero de luminarias internacionales, junto a un fresco clima que auguraba la mejor de las veladas.

Y es que fue hasta hace poco que los dominicanos conocieron la noticia de que Andrea Bocelli, uno de los tenores más prominentes de esta época, sobre todo, uno de los más queridos y aclamados en todas partes, se presentaría en las míticas piedras del afamado recinto, en un concierto organizado por Casa de Campo. La noticia corrió como pólvora, así como la venta de entradas, lo que quedó comprobado con la asistencia masiva al evento el Sábado Santo.

Minutos antes de iniciar el show, el público aplaudía con ansias, entonces los músicos de la Orquesta Filarmónica Molina salieron a ocupar sus respectivos asientos, dando a entender, de una u otra forma, que el comienzo estaba cerca.

Y así fue. Aproximadamente a las 8:35 de la noche, de la mano de Carlo Bernini, director de la orquesta, la noche inició con la reconocidísima obertura de la ópera “Carmen” de Bizet. Tras su fin llegó el momento esperado por todos: hizo su aparición en escena el cantante, músico, escritor y productor musical Bocelli, entre los fuertes aplausos y ovaciones de dominicanos y una considerable cantidad de extranjeros, quien de inmediato hipnotizó a sus admiradores con las letras y notas de “La donna è mobile”, y “Rigoletto”, composición del también italiano Giuseppe Verdi.

Las horas allí transcurrieron de una forma especial: todos ensimismados en el romance que su buena música, desde siempre, ha logrado transmitir a quienes tienen la dicha de verle en un escenario.

En esta ocasión, la soprano cubana María Aleida fue la invitada especial de Bocelli, quien junto a éste interpretó algunas de las piezas de la noche, demostrando su gran capacidad vocal y coloratura. Ambos mantuvieron en todo momento una complicidad que los ayudaba a dar lo mejor de sí. Cabe además destacar la fuerza vocal de ésta, al cantar “Je veux vivre” de “Romeo y Julieta”, recibiendo tras su acorde final fuertes aplausos y ¡bravos!

De primera instancia, podríamos catalogar la presentación como un rotundo éxito. El selecto programa interpretado constó de dos partes: una orientada más a lo clásico, con una serie de reconocidas arias de afamadas óperas; y otra más popular, repertorio por el que quizás Bocelli ha ganado gran fama en nuestra tierra y alrededor del mundo. Fue éste el momento más disfrutado por la gran mayoría. Temas como “Aranjuez”, “Granada”, “O sole mío”, “Bésame mucho” y “Quizás, quizás” fueron el recordatorio de que, sin dudas, la noche era única, de que había valido la pena.

El “Canto della terra”, composición de gran contenido y carga emocional, daba fin al espectáculo. Sin embargo, la algarabía de todos no se hizo esperar. Pedían más y más al tenor italiano, quien despacio se retiraba del escenario.

Tras un breve intercambio de palabras con el director, regresó para interpretar su catapulta a la fama, “Vivo por ella”, que para sorpresa de muchos lo hizo junto a nuestra Maridalia Hernández, en un dúo sumamente especial. Siguió con su afamadísimo “Time to say goodbye”, al cual se integró la cubana Aleida, para dar paso al gran cierre de la noche, “Nessum Dorma” (Que nadie duerma), un tema que vino “como anillo al dedo”, pues sin dudas, quizás muchos no pudieron dormir. ¿La razón? Los sentimientos que el maestro Bocelli pudo despertar en cada uno de los presentes, muestra de que la magia, ilusión y amor sí existen, y que la música es la complice perfecta.

Inigualable dirección y dos voces de lujo

Para la gran mayoría, uno de los momentos más emocionantes fue la aparición en escena del director José Antonio Molina, invitado de la noche, quien junto a su orquesta presentó una de sus más populares composiciones “Yaya”. Por igual, y no es para menos, cuando una de nuestras grandes voces, Maridalia Hernández, cantó bajo la dirección de Molina, “Por amor”, coreado a voces por casi todos los presentes; lo que se convirtió en una de las canciones más disfrutadas. Además, hizo su aparición una nueva promesa del canto lírico local, Michael Merlino, de padre italiano y madre dominicana, quien con tan sólo 12 años tuvo el reto de cantar junto a Andrea su éxito “Amapola”, demostrando que de seguir así será un gran artista. Esperamos que así sea.

NUESTRAS EMISORAS