Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.60RD$ 59.10

RD$ 61. 50RD$ 67.00

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

El camino a la democracia representativa en América Latina y el Caribe

Publicado en Todo Incluido, hace 3 meses

La llegada de los españoles a América Latina y el Caribe marcó el comienzo de una era de explotación, feudalismo y esclavitud. Bajo un régimen semi monárquico, la metrópoli española se erigió como dueña de las tierras y sus habitantes, otorgando privilegios a los conquistadores que llegaron con Colón en 1492. Este sistema, basado en la explotación de nativos y la importación de esclavos africanos, llevó al surgimiento de grandes fortunas a expensas de la opresión de la población nativa.

Las dinámicas variaron en las diferentes regiones. Mientras en algunas, como Haití, los esclavos africanos lograron liberarse en 1804, en otras, como México, Perú, Venezuela y Colombia, la resistencia indígena llevó a procesos de negociación con los conquistadores. Este proceso incluyó la cesión de tierras y la explotación del oro, permitiendo a los colonizadores acumular riquezas.

Sin embargo, las contradicciones internas entre los colonizadores desencadenaron guerras y revoluciones, impulsando la formación de naciones independientes que luchaban por liberarse del dominio español. Esta lucha por la independencia significó un proceso largo y complejo que se extendió por más de trescientos años, culminando en la formación de gobiernos locales con constituciones propias.

En cuanto al orden de independencia de las cinco primeras colonias de América Latina: Haití: Se independizó de Francia el 1 de enero de 1804, convirtiéndose en el primer país independiente de América Latina y el Caribe tras una revuelta exitosa de esclavos africanos. México: Logró su independencia de España el 27 de septiembre de 1821 después de una larga lucha liderada por figuras como Miguel Hidalgo y José María Morelos. Venezuela: Se independizó el 5 de julio de 1811, aunque el proceso de independencia se extendió hasta la Batalla de Carabobo en 1821. Colombia: Logró su independencia de España el 20 de julio de 1810, aunque la independencia definitiva se logró en 1819 bajo el liderazgo de Simón Bolívar. Argentina: Declaró su independencia el 9 de julio de 1816, poniendo fin al dominio español. Así Republica Dominicana logra su independencia el 27 de febrero de 1844.

A pesar de la independencia, las desigualdades persisten. Las riquezas se concentraron en manos de unos pocos, mientras la mayoría de la población continuaba con escasos recursos. Incluso en la actualidad, la desigualdad de ingresos sigue siendo un tema candente. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el patrimonio de los millonarios de la región ha aumentado exponencialmente, acentuando la brecha entre los ricos y los pobres.

Bloomberg escribió en su columna de esta semana sobre las riquezas de América Latina y señalaba que mientras las cicatrices de la desigualdad de ingresos se mantienen visibles, el patrimonio de los millonarios de la región llegó a U$453,000 millones de dólares corrientes en 2022, de U$4,600 millones de dólares más que en 2021 y U$56,300 millones de dólares más que en el 2019 y de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL. El patrimonio de 105 ciudadanos de ocho países de la región representa el 3,6% de la riqueza total de la población de Latinoamérica y El Caribe.

Es alarmante saber que en América Latina y El Caribe viven más de 658 millones de personas de las cuales 23,7 millones, equivalente al 3.6% de la población poseen todas las riquezas de la región y el 96.4%, equivalente a 634.3 millones de personas, poseen un poco o nada de riquezas. Veamos, que aproximadamente el 35.10% son pobres, esto quiere decir que suman 231 millones y pobreza extrema 96 millones, para un total de 327 millones antes del covid-19. Si actualizamos el dato después del Covi-19 podrían alcanzar los 380 millones de pobres. Hay políticos que dicen que estamos bien, pero esos que lo dicen, son parte de los dueños de las grandes fortunas.

Este legado de desigualdad y pobreza ha creado una deuda social, económica y política que continúa afectando a más de 380 millones de habitantes en la región. Para abordar esta brecha, es crucial que los poseedores de grandes fortunas contribuyan con impuestos más elevados y cedan espacio político a gobiernos democráticos. Solo así se podrán implementar políticas públicas efectivas para reducir las desigualdades sociales en América Latina y El Caribe.

La República Dominicana se encuentra dentro de los 10 países de América Latina y el Caribe con mayores desigualdades sociales, económicas y políticas, aunque pueden variar según los indicadores y mediciones utilizados, pero algunos de los que completan la lista son: a Honduras, Brasil, Colombia, México, Guatemala, Bolivia, Venezuela, República Dominicana, Perú y Ecuador. Ellos arrastran las raíces del colonialismo, explotación y exclusión a que fueron sometidos los nativos.

NUESTRAS EMISORAS