Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.60RD$ 59.10

RD$ 61. 50RD$ 67.00

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

El chasco político del «progresista multipolar»

Publicado en Todo Incluido, hace 3 meses

Prefacio

Como ya es usual, el pasado sábado 18 del mes en curso, salió publicado otro artículo del asiduo articulista de este prestigioso medio conocido como «El Pinocho el Bronx», por las tantas mentiras, desinformaciones y tergiversaciones a las que asume en sus trabajos de opinión en defensa de una ideología inútil, regímenes y dictaduras retrógradas, longevas y criminales, como son las que encarnan la izquierda política que él tanto admira, defiende y aúpa en sus artículos. En esta ocasión, lo hizo a través de su artículo titulado: » Los progresistas del mundo apoyamos a Sergio Massa».

En esta ocasión, aunque su artículo no fue tan kilométrico en su extensión (apenas 44 líneas contenidas en cinco párrafos)), sí lo fue en sus errores, no solo de apreciación política, de calidad de criterios, de gazapos ortográficos, sino en una apuesta y retos que hizo a los amables lectores de este diario, arropado con cierto aire de arrogancia, soberbia y dando a entender ser el nuevo Nostradamus del llamado nuevo «mundo multipolar», que está tan en boga en el hablar y el pensar de los izquierdistas.

Siempre les he dicho a los lectores de este medio, que el comunismo no ha desaparecido como ellos pretenden hacerles creer a los incautos. Para nada, ellos están vigentes en menor proporción, después de la caída del Muro de Berlín y el desplome de la extinta Unión de República Socialistas Soviéticas (URSS), pero siguen dando sus coletazos y renuente a desaparecer, a pesar de sus fracasos que llevan más de un siglo. A los que con la pluma los perseguimos y denunciamos, ellos utilizan el argumento de que «vemos comunismo hasta en la sopa». Pero no, no es que lo imaginamos, sino que están en la sopa, aunque muchos no logran distinguirlos.

Por esa razón, ellos utilizan dos artilugios para pasar desapercibidos y ganarse la confianza de las personas: El mimetismo y el camuflaje político. Esto le permite pasar inadvertidos y disimular sus reales pretensiones. El mimetismo, es copiar algo del otro o adoptar el aspecto de los demás en su entorno, para con ello conseguir determinadas ventajas a través del engaño. Esta palabra fue utilizada por primera por el naturalista y geólogo inglés Samuel Pickworth Woodward.

Por otra parte, el camuflaje, en sentido general, es la ocultación de una cosa para que no sea vista, o de una intención o acción para que la misma pase desapercibida. Este término fue acuñado por vez primera en Francia, en el 1914, por el artista Lucién-Víctor Guirand de Scévola. La primera nación que lo usó en el ámbito militar fue Estados Unidos. Como era de esperarse, estas formas de engaños, tienen raíces muy profundas en los políticos y en los partidos. Ellos defraudan, mienten, encubren y disimulan sus intenciones a la hora de tomar el poder, ya sea por las armas o por el voto. Y en esto último, no hay quien les gane a los comunistas que ahora prefieren que les llamen «progresistas», ya que es un término más digerible a los incautos.

La razón de mi réplica a lo escrito por El Pinocho del Bronx, un oportunista que lleva 4 décadas «destruyendo al monstruo dentro de sus propias entrañas», al mismo tiempo que succiona los beneficios sociales, de salud y económicos que genera ser ciudadano de esta gran nación, se debe a que, en el artículo de marras, él hace alusión a mi amigo José E. Flández y, al mismo tiempo, hacia mi persona, cuando expresa (cito): «También apoyan al loco Milei, los dos seudo escritores ultra reaccionarios, que desde el Alto Manhattan publican artículos estructurados con estupideces, siguiendo el mismo libreto del depravado periodista Jaime Bayly y de guasones como Fernando del Rincón y el mexicano Jorge Ramos». (cierro cita)

Lo primero es que, no me considero un escritor. He dicho varias veces, que soy un simple bachiller, pero que ello no es óbice para salirle al frente a charlatanes, cínicos, mitómanos, calumniadores y talibanes de la palabra escrita, como lo es El Pinocho del Bronx. Expongo mis humildes criterios de opinión política y sociales, gracias a que la familia Pimentel, propietaria de este diario, me han dado la oportunidad. Segundo, no me avergüenzo en lo absoluto que me llamen «ultra reaccionario». Lo que sí sería una ignominia, es que me califiquen de comunista, porque eso es tener el corazón lleno de odio, envidias, resentimientos, cinismo, hipocresía y tener una mente sucia, perversa y criminal.

Tercero, ni yo ni el amigo José Flández, vivimos en el Alto Manhattan. Cuarto, admiro al escritor, periodista y analista político Jaime Bayley Letts, aunque rechazo y difiero en torno a su orientación sexual. Pero me parece que, si hay alguien que no debe tocar esa tecla, es precisamente, El Pinocho del Bronx, ya que, dicen que es vox populi en Cotuí, que se «le moja la canoa». Por último, me parece un exabrupto llamarles «guasones» a los periodistas mexicanos Luis Fernando López del Rincón y al comunicador y escritor (con el cual no me identifico mucho) Jorge Gilberto Ramos Ávalos.

Sobre todo, cuando ambos son más conocidos a nivel mundial que el «progresista multipolar» que vive en El Bronx. Sé que forma parte de la táctica izquierdista de minimizar, desacreditar, hostigar y calumniar, a todo aquel que no se identifican con las ideas socialistas. Aclarado estos conceptos, paso ahora a desmenuzar lo escrito por El Pinocho del Bronx, en el artículo citado más arriba, para la consideración y ponderación de los amables lectores de este diario.

Gazapos ortográficos

Me sorprende en demasía que, un abogado, Ing. agrónomo, escritor, político, un «pensador dialéctico y ahora progresista multipolar», cometas reiteradamente en sus escritos, gazapos ortográficos, los cuales pueden originar confusión a los lectores y, por ende, convertirse en vectores en seguir propagando tales faltas, originando un círculo vicioso en detrimento del arte de escribir correctamente. Veamos…

 Párrafo .1: El apellido del presidente de Bolivia, no es «Catora», sino Catacora;

 Párrafo No.2: El término «ex presidentes» se escribe junto: expresidentes. La expresión «los dos seudo escritores ultra reaccionario» debe ser en plural: «los dos seudos escritores ultras reaccionarios»; c) Párrafo N «Está demás decir…» esta frase es incorrecta, pues la misma es un adjetivo o pronombre indefinido que significa «otras personas o cosas». En este caso, lo correcto es usar la construcción adverbial «de más» que significa de sobra o en demasía, que es el caso.

En la misma línea, escribió: «en sus adentros» sin poner la coma correspondiente y, por último, en el mismo párrafo escribe: Nayib Bukele, del Salvador. Es incorrecto, pues el artículo «el» del país centroamericano, forma parte del nombre y debe ser: «El Salvador».

Párrafo No.4: El apellido del candidato peronista es Massa, con doble ss, no Masa; e) Párrafo No.5: escribió «favoreciendo a los mas» y debe ser: favoreciendo a los más, acentuado ya que, es un adverbio de cantidad; f) Párrafo No.6: El apellido de la marioneta de Raúl Modesto Castro Ruz en Cuba, lleva acento: Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez.

La prudencia en la política y en la conducta del ente humano

¿Qué es la prudencia? Es el valor en los seres humanos, que consiste en obrar con cuidado, de manera justa y adecuada. Es ser prudente, hablar y proceder con cautela en el discurrir de nuestra vida, con moderación, previsión, sensatez y evitando posibles daños, al mismo tiempo que se respeta la vida, los sentimientos y la libertad de los demás. La acepción proviene del latín prudentia, que significa cordura y prevención. La prudencia requiere de un buen sentido común, templanza, sabiduría, discernimiento y aplomo.

La prudencia, debe ser inherente en los seres humanos, en su proceder y, sobre todo, requiere de mayor ahínco en los que ejercen el liderazgo político y en los que, a través del juicio crítico, se enfocan en el rol de los líderes que lo ejercen. Con esto me refiero a los que, de una u otra forma, ejercemos opinión pública por medio escrito, oral o visual. Bajo ese tenor, me parece que El Pinocho del Bronx, careció de prudencia, mesura y reflexión, cuando de manera arrogante y soberbia, retó a los lectores de este diario, a que le contradijeran en su predicción de que el ganador de las elecciones presidenciales en Argentina, iba a ser Sergio Tomás Massa Cherti y no Javier Geraldo Milei Lucih.

Fruto de la arrogancia y creerse un docto en materia política, sus profecías electorales fracasaron rotundamente. En efecto, 56 de cada 100 argentino que votó, lo hicieron por Javier Milei, a quien él catalogó de manera despectiva, como un «desequilibrado mental». Tipos como el autor del artículo de marras, son prisioneros de sus desvaríos, egocentrismos, altanerías, ínfula de intelectualidad mal fundada y, sobre todo, de creerse que él está por encima de los demás, por tener unos cuantos títulos académicos que de nada han valido cualitativamente, porque no ejerce ninguna de las profesiones en beneficio de la nación en donde se formó.

La imprudencia y los látigos de Viriato Fiallo (anécdota)

Para resaltar y valorizar, la importancia que tiene ser prudente en el rol de nuestra conducta social, al hablar o al escribir, voy a traer a colación una anécdota acontecida en el espectro de la política dominicana, la cual viví, pero sin asimilarla, dada mi corta edad cuando sucedió, pero que la escuché en mi entorno familiar, en la televisión y en la radio y que, luego la comprendí a plenitud a través de la lectura en mi adolescencia.

El Dr. Viriato Alberto Fiallo Rodríguez (1895-1983), fue un médico y político dominicano que presidía un partido político llamado Unión Cívica Nacional (UCN), cuyo logo era un campesino con un sombrero de paja en su cabeza. Fue un destacado y honesto líder político en contra de la tiranía trujillista, de sus remanentes familiares y simpatizantes que aún quedaban en el país.

Había calado muy hondo en la simpatía electoral de la época (1962) y era casi un virtual triunfador de esos comicios que se iban a celebrar. Pero, en el horizonte político, apareció la figura del Prof. Juan Emilio Bosch y Gaviño, el cual se convirtió en el principal contendor del Dr. Viriato Fiallo, para las referidas elecciones. En el ínterin de ese proceso electoral, el Dr. Viriato Fiallo hizo muy popular un eslogan que sintetizaba el rechazo a todo aquello que oliera a trujillismo:!»Basta ya»!

En su labor proselitista, el Dr. Viriato Fiallo, realiza un viaje a Europa y, a su regreso del Viejo Continente, emite unas declaraciones a la prensa y suelta otra frase que se hizo muy famosa, pero que tuvo en la sociedad dominicana de entonces, un devastador efecto en su campaña electoral cuando expresó (cito): «Acabo de regresar de Europa, no con un látigo, sino con dos, para acabar con los remanentes del trujillismo».

El Prof. Juan Bosch, un viejo zorro de la política dominicana, ripostó dicha frase con otra que significaba todo lo contrario, al anunciar que, «en cambio, de usar el látigo contra la sociedad dominicana, él iba a promover en su gobierno «el borrón y cuenta nueva». Eso trajo mucha tranquilidad a un sector social que se había identificado antes con la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo Molina, y que sintieron en la promesa de Bosch, un motivo y razón para estar más tranquilo, lo cual se tradujo en votar a su favor.

El 20 de diciembre de 1962, se llevaron a cabo los comicios electorales y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), con el Prof. Juan Bosch como su candidato, ganó ampliamente los comicios con el 59% de los votos emitidos, y en segundo lugar quedó el Dr. Viriato Alberto Fiallo R., de la Unión Cívica Nacional (UCN), con un 30% de la votación.

Epílogo

La historia política, a nivel global, está salpicada de hechos y acontecimientos que, por una mala conducta, una frase incorrecta, una carencia de prudencia, así como ciertas arrogancias de una determinada persona, conllevan muchas veces a no lograr los objetivos deseados y dejar una impronta muy negativa en los demás. Vale destacar, como dato curioso, que la esposa del Dr. Viriato Fiallo tenía como nombre algo que a él le faltó, pues se llamaba Prudencia Fiallo Lluberes, quien era su prima.

El Pinocho del Bronx, embriagado en sus laureles de creerse un «pensador dialéctico infalible», con cierto aire de Nostradamus», retó de manera arrogante y altanera a los lectores de este diario, cuando pronosticó el triunfo del candidato de la claque corrupta, izquierdista, inepta e irresponsable del peronismo, que han llevado a la tierra de Charles Romuald Gardes (Carlos Gardel), a la mayor crisis económica, política y social de una nación rica como lo fue la República Argentina.

Datos de referencias en Almomento.net:

 «Argentina, Javier Milei y El Pinocho del Bronx» (Arturo Morató B.)

» Crónica de una muerte anunciada del pueblo argentino» (Miguel Espaillat Grullón)

 «Javier Milei el libertario del libertinaje» «

«Los progresistas del mundo apoyamos a Sergio Massa»

NUESTRAS EMISORAS