Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 56.03RD$ 56.37

RD$ 56.00RD$ 60.00

Combustibles

Precio

RD$ 241.10

RD$ 274.50

RD$ 293.60

RD$ 147.60

Entre la campaña de odio y la sucesión adelantada: México a 4 años de Gobierno de López Obrador

Publicado en Mundiales, hace 2 meses

A cuatro años de que comenzó el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el ambiente político en México sigue muy crispado.

Mientras la oposición intenta avivar el rechazo hacia el mandatario, el oficialismo busca garantizar la continuidad de su proyecto político, la denominada ‘Cuarta Transformación’, adelantando los tiempos para el relevo.

La oposición se reagrupa

Los partidos políticos del viejo régimen encontraron en el rechazo a la reforma electoral propuesta por el presidente López Obrador una ventana de oportunidad para volver a generar un ambiente de odio en contra del político tabasqueño.

Desde antes de la marcha del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución convocada el 13 de noviembre, sembraron un ambiente similar al de 2006, cuando los poderes fácticos tildaron a López Obrador de «antidemocrático» y lo acusaron de «querer perpetuarse en el poder».

AMLO, decían en aquella época, tan pronto se hiciera de la Presidencia de la República, buscaría «concentrar un poder absoluto».

Cuando López Obrador rechazó los resultados de la elección de ese año, en la que se documentaron no pocas irregularidades, la oposición logró hacerse de aún más insumos para seguir apuntalando su campaña de odio.

El discurso de odio de la oposición ha servido para convocar a cada vez más gente, pero hasta el momento no ha podido encontrar una fórmula para convertirse en alternativa de Gobierno.

La instalación de un plantón en Paseo de la Reforma en protesta por las anomalías del proceso electoral, según los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional, revelaba el «verdadero rostro de López Obrador».

«Un hombre autoritario, violento, antidemocrático, que no respetaba la ley ni las instituciones». Fiel retrato de lo que el Consejo Coordinador Empresarial calificó como «un peligro para México» en una serie de spots ilegales difundidos ampliamente en radio y televisión.

La reforma electoral propuesta por el presidente López Obrador se amolda a la perfección a esta narrativa construida por los partidos del viejo régimen. Se dice que es una reforma que atenta contra el árbitro electoral, que le quita su autonomía.

También se afirma que, como los consejeros y magistrados pasarían a ser votados por el pueblo, «las instituciones electorales perderían su imparcialidad».

En suma, la oposición insiste que se trata de una reforma orientada a fortalecer aún más el poder del partido en el Gobierno y, junto con ello, el del presidente López Obrador.

Se estaría regresando, dicen, a los tiempos en que el árbitro electoral dependía directamente del Gobierno; algo muy similar a los tiempos en los que las elecciones eran organizadas por la Secretaría de Gobernación.

Todas estas afirmaciones son falsas. Ninguna de estas premisas está contenida en la reforma electoral propuesta por el presidente. No se sostienen. Pero eso no importa, de lo que se trata es de hacer ver al mandatario como un hombre autoritario.

NUESTRAS EMISORAS