Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.60RD$ 59.10

RD$ 61. 50RD$ 67.00

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

Estudiantes piden eliminar clases nocturnas por temor a delincuencia

Publicado en Nacionales, hace 3 meses

Santo Domingo.- La sensación de inseguridad que les corroe ante la búsqueda de medios de transporte públicos u otras formas para desplazarse hasta sus casas al salir de materias que solo se imparten en horario nocturno, han llevado a estudiantes de diferentes universidades dominicanas a pedir que sean eliminados los horarios de clases que exceden las 10:00 de la noche.

De acuerdo con los testimonios recogidos, la población estudiantil opina que las casas de estudios superiores deberían dar docencia nocturna, máximo, hasta las 8:00 de la noche, considerando las facilidades que otorga la virtualidad, tanto a administrativos como a alumnos.

Citan que quienes pertenecen al segundo grupo y no tienen vehículos propios, muchas veces deben arriesgarse a ser sorprendidos por desaprensivos en las vía públicas que, “para colmo”, carecen la mayoría de iluminación.

“Nadie piensa en los estudiantes. Las universidades tienen que garantizar no solamente una buena educación, sino la seguridad de sus estudiantes”, reclamó, en su nombre y el del vigente cuerpo universitario, Rubí Morillo, una egresada del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), quien hasta hace poco experimentó la sensación de desprotección al salir tarde de la noche del centro académico y tener que tomar un transporte público.

Según Morillo, si las universidades no poseen la forma de, mínimamente, asegurar que sus estudiantes lleguen seguros a sus casas, no deben entonces impartir clases hasta tan tarde, exponiéndolos a peligros desconocidos.

En el caso de INTEC, quienes informaron que sus horarios formales son de 7:00 de la mañana a 10:00 de la noche, repartidos en distintos bloques, precisaron que los horarios para docencia de 6:00 a 8:00 de la noche y de 8:00 a 10:00 de la noche, son reservados para el estudiantado de medio término y los de finalización de sus programas, pero poseen un red propia de motoristas identificados.

“Salía a las 10 y la única forma en la que podía irme en transporte público era con una compañera, por temas de seguridad tomábamos el mismo motor, y gracias a Dios, INTEC tiene su propia red de motoristas que están identificados”, reveló Morillo.

Retiran materias por pánico

Al igual que en INTEC, la mayoría de las universidades en República Dominicana mantienen los bloques nocturnos para estudiantes de término, a quienes se entiende como adultos que pueden valerse por sí mismos y asumir, bajo su propia responsabilidad, una materia que culmina a las 10 de la noche.

Sin embargo, aunque sí se piensan capaces de protegerse, se sienten inseguros al caminar por calles, e incluso por los pasos peatonales, que están faltos de luz y facilitan el trabajo a los malhechores.

“Tenía una clase que terminaba a las diez y la retiré por miedo. Me tenía que ir para mi casa en taxis porque yo a esa hora ni loca cojo un transporte público, pero entiendo que no todo el mundo puede hacerlo”, afirmó Kharla Ceballos, estudiante de Comunicación Digital en la Universidad APEC.

Tal y como comentó Ceballos, son reiterativos los casos de alumnos que salen a deshoras de las universidades, muchas veces por exceso de un maestro que, indistintamente de que su materia está estipulada hasta las 10, se excede.

Los grupos se ven en la necesidad de escaparse de las aulas antes de que los profesores den por terminadas las asignaturas, muchos de ellos pensando en tomar el Metro de Santo Domingo que en horario regular cierra sus puertas exactamente a las diez de la noche.

“A mí si me tocó tomar clases con profesores que, a pesar de que las clases eran hasta las 10, se corrían y los estudiantes tenían que optar por salir porque el metro lo cierran, porque no hay transporte público tan tarde y es una falta de consideración. Yo creo que la hora más tarde de término de una clase, debe ser de 9 a 10 de la noche”, destacó Jhangeily Durán, de la Universidad Católica Santo Domingo.

NUESTRAS EMISORAS