Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.10RD$ 59. 05

RD$ 62.35RD$ 65.95

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

Fefita La Grande celebra este lunes 80 años de edad dispuesta a concursar en Miss Universo, ¡dale Vieja dale!

Publicado en Espectáculos, hace 8 meses

Santo Domingo.- La fiesta será para 500 invitados. Fefita La Grande pretendía invitar 600, pero el lugar resultó pequeño para celebrar, la noche de este lunes, sus 80 años de vida, los que el pueblo dominicano festeja con ella, en un evento amenizado por Yovanny Polanco, La India Canela y obviamente también ella cantará algunos de sus merengues.

El domingo, en su casa, en la ciudad de Santiago, el alboroto era grande, sus cinco hijos, sus nueras, yernos y nietos compartían con la artista, que comenzaba a recibir flores y felicitaciones.

“Todos mis amigos quieren venir a celebrar conmigo, pero no cabemos todos, sé que mucha gente celebra conmigo desde lejos y con el corazón”, dice agitada, a través del teléfono.

En medio de la comida familiar “La Vieja Fefa” conversó con LISTÍN DIARIO y entre las revelaciones que hizo dijo estar dispuesta a concursar en Miss Universo, ya que la organización del certamen internacional de la belleza no tendrá límites de edad.

“Claro que sí, estoy dispuesta a competir en Miss Universo. Yo estoy lista para lo que sea. Ya he modelado en algunas pasarelas y he arrasado con los aplausos, así que aquí no hay miedo, yo soy una mujer guerrera que puede con todo”, pronunció a la vez que celebró los memes que hicieron con ella sobre dicha información.

Además de hablar de su historia musical, la acordeonista rememora ocho momentos importantes de las ocho décadas de su vida y carrera artística.

 NIÑEZ

Recuerda haber vivido una niñez hermosa. Siempre protegida por sus padres y tíos, de quienes valora el respeto y los valores que recibió.

Manuela Josefa Cabrera Tavares, su nombre de pila, a quien también en su casa llamaban “Motona”, cuenta que luego de buscar agua en el río, con unos calabazos (recipiente hecho de la fruta del higüero que servía para recolectar agua) iba junto a su prima Luz, y al pasar por el frente de una vivienda escuchó por la radio un merengue de Guadualito.

Inmediatamente llegó a su casa, tomó el acordeón de su papá, quien era un gran músico, y comenzó a tocar el merengue.

“Nadie me enseñó, simplemente escuché ese merengue y lo toqué, desde entonces no he parado de tocar el acordeón”, sostiene.

 MOTES

Primero fue nombrada con el mote de “La Vieja Fefa”, luego como “Fefita La Grande”, “La Mayimba del acordeón” y en los últimos años como “La Gran Soberana”.

El merenguero Tatico Henríquez es quien la bautiza, desde niña, con el nombre de “La Vieja Fefa”.

 MOTES

Primero fue nombrada con el mote de “La Vieja Fefa”, luego como “Fefita La Grande”, “La Mayimba del acordeón” y en los últimos años como “La Gran Soberana”.

El merenguero Tatico Henríquez es quien la bautiza, desde niña, con el nombre de “La Vieja Fefa”.

 “AMAMANTÉ A SEIS HIJOS”

Más que una gran artista y representante cultural del país, Fefita confiesa sentirse orgullosa y feliz de haber tenido la dicha de amamantar a sus seis hijos.

A todos parió a manera de parto natural y tuvo antes de cumplir sus 30 años.

“Yo parí a mis seis hijos con dolores, los amamanté y los crié sola. A pesar de tener un trabajo diferente al de las otras madres, Dios me ayudó a sacar adelante a una familia, que hoy se siente orgullosa de mí y yo de ellos, de mis seis hijos y 18 nietos”.

TRISTES MOMENTOS

La vida de la acordeonista ha estado marcada por momentos de gran tristeza, y su dolor más grande ha sido ver partir a su hija mayor, Carmen Miledys Ramos, quien falleció de un infarto, en 2018 en la ciudad de Nueva York.

La primogénita de la artista padecía varias complicaciones de salud a causa de un tumor.

El año pasado también vio partir a su única hermana María Celeste. “Fue muy triste ver muerte de mi única hermana, además de sufrir mucho por la muerte de mi madre y mi padre”.

 EL CÁNCER

“Cuando el doctor me dijo que tenía cáncer de mamá, me quedé paralizada, pensando, pero de inmediato le pregunté al doctor ¿tiene cura el cáncer que tengo? Y él me respondió que sí. Entonces le dije: – vamos vencerlo, con la ayuda de Dios y sus conocimientos”.

Dice que siempre rezaba a Dios asegurando que se iba a curar y que, durante el proceso supo recibir un tratamiento de quimioterapia durante el día y en la noche amenizar una fiesta.

“Dios me curó, pero yo soy una guerrera, no me dejé vencer por el temor ni la tristeza, siempre me mantuve alegre y trabajando”, afirma.

 LEGADO

Con 80 años que cumple este día la artista entiende que como ser humano deja un legado de ser una mujer feliz, madre, artista, con una crianza de campo con valores.

“Siempre he tenido el orgullo de ser dominicana, y como dice el merengue de Johnny Ventura y si yo vuelvo a nacer vuelvo a ser dominicana y acordeonista”, expresa.

Luego agrega: “Como artista dejo un legado de una carrera sin escándalos, con buena música, trabajada con mucha seriedad y con los mejores merengues típicos de todos los tiempos”.

Confiesa sentirse muy feliz por ver como el merengue típico tiene una nueva generación de artistas, acordeonistas y consumidores.

“Antes no se ganaba dinero, todavía recuerdo en el 2008 que iba a tocar a Baní por 75 mil pesos, gracias a la nueva generación de merengueros típicos, que le han dado valor a nuestro arte, hoy puedo cobrar entre 300 y 350 mil pesos”, comenta.

 CARRERA ARTÍSTICA

Fefita lleva más de 70 años tocando el acordeón y amenizando fiestas por todo el país y en el extranjero.

Fue de los primeros artistas típicos en tocar en Europa.

Es acordeonista, cantante, arreglista y compositora, además de exhibir un “performance” en escena como nadie, con un estilo que le ha caracterizado por ser una artista moderna y de vanguardia.

En 2016 obtuvo “El Gran Soberano”, el mayor reconocimiento de los Premios Soberano.

 SU MÚSICA

Ha grabado 12 producciones discográficas, entre ellas “La Ciudad Corazón” (2001), “Date brillo cadenita (1999), “Soy original” (1997), “Yo sigo pa’ lante (1995),  “Todos los hombres son buenos (1993) y “Cantando he de morir (1991), “Vámonos pa’l can (1990), “La cintura mía (1989)”, “Fefita la Grande” (1981), “La pimienta es la que pica (1980), “Merengues típicos (1980) y “Merengues típicos Vol. 1” (1979). “La Chiflera” y “Vamos a hablar inglés” son dos de sus éxitos musicales

NUESTRAS EMISORAS