Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 58.64RD$ 59. 61

RD$ 62. 85RD$ 66. 45

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

Las olvidadizas o mazmorras secretas

Publicado en Todo Incluido, hace 3 semanas

El calabozo o prisión subterránea,  donde arrojaban los condenados a la  espera de su muerte, existió y fue real.  Sólo conocemos un ejemplo, aunque controvertido, en el Castillo de Pierrefonds (Francia).

El calabozo sería una conservación de la prisión de Roma, el Telliano, de donde sacaron a Vercingétorix para ser decapitado, pero donde Yugueta murió de hambre. Fosa en la cual los señores precipitaron aquellos de los que celosamente querían deshacerse.

Sólo las mujeres pudieron salvarse, y cuando se negaron a cumplir los deseos de los monjes, fueron tiradas a un pasaje subterráneo que comunicaba con el mar, para que la marea creciente las asfixiara. En un resguardo de las ruinas del antiguo fuerte, se veía un hoyo cuadrado medio lleno de piedras, que se dice servía como abertura al pozo que conducía a estas terribles mazmorras.

Luego se mostró la  chimenea donde habían sido quemados los cuerpos fraccionados del duque del Cardenal, la ventana por la que se habían arrojado las cenizas al viento, las ergástulas de Catalina de Medici con sus veinticinco metros de profundidad.

Sus hojas de acero afiladas como navajas, sus garfios afilados como puntas de lanza, tan atroces y tan artísticamente dispuestos en espirales, que un hombre que cayera desde arriba, criatura de Dios, perdiendo un miembro o un trozo de carne con cada golpe, una vez llegado al fondo, nada más que una masa informe y picada, sobre la que al día siguiente se arrojó cal viva para evitar su descomposición.

Del francés oublier, que significa “olvidar” la  oubliettes  recibió este nombre porque era ciertamente un tipo de calabozo sin luz, a la que solo se podía acceder a través de una trampilla en el techo, y arrojaban a la pobre víctima para que fuera olvidada.

A veces, los señores mataban de hambre a la víctima o, quizás, sí tenían mala suerte dadas las circunstancias, les arrojaban suficiente comida y bebida para sobrevivir horrendamente. Ciertamente, esto era peor que un final rápido, ya que la víctima era mantenida con vida durante meses o incluso años en la oscuridad, perdiendo a veces la razón.

A diferencia de la imagen calcada de un encierro ubicado en el sótano de un castillo o edificio, las oubliettes a veces se construían en las paredes de los pisos superiores de dichos edificios. Esto fue así, por lo que las víctimas quedaron rodeadas por el ruido y las señales de vida a su alrededor mientras expiraban lentamente- Cuando morían, a veces dejaban que el cadáver del difunto se pudriera allí.

Esto atraería a las alimañas, y la presencia de ratas y un cuerpo medio devorado y en descomposición actuaría como una adicción brutal al terror inspirado por la mazmorra cuando llegara su próxima víctima. Como resultado, se han descubierto muchos ejemplos de oubliettes con los restos esqueléticos de una variedad de víctimas cuyos huesos nunca fueron retirados de ellas.

¿Por qué se utilizaron los oubliettes? Cabría preguntarse ¿Quiénes terminaron en esos lugares y qué crimen habían cometido para merecer tan siniestro método de tortura? Esto debe explorarse evaluando cuándo datan la mayoría de las oubliettes.

Hay muchos ejemplos de su uso a lo largo de la Edad Media y principios de la Edad Moderna, periodo que se extiende por más de un milenio. Las oubliettes fueron habituales en la Alta Edad Media y la Baja Edad Media, aproximadamente entre 1100 d.c y 1500 de. C.  Así la famosa prisión de la Bastilla en París debe haber tenido un oubliettes. Hay muchos ejemplos de oubliettes en castillos ubicados en la campiña inglesa e irlandesa.

Lo sorprendente de las tres regiones durante la Alta Edad Media fue cómo el país se dividió entre señores feudales en competencia. A menudo, esos capturaron a rivales regionales o a sus seguidores. Parece probable que los oubliettes se utilizaran para inspirar terror en los enemigos en este ambiente político conflictivo. Un buen ejemplo es el castillo de Warwickshire, en la región inglesa Midlands.

Ese castillo se construyó por primera vez a instancias de Guillermo el Conquistador en 1068, y se instaló una mazmorra, tan estrecha que la víctima tenía que permanecer acostada boca abajo, sin poder levantarse. Tales oubliettes se utilizaron contra los enemigos políticos de los normandos en la Inglaterra recién conquistada en un momento en que los invasores del norte de Francia se imponían como una clase conquistadora en toda Inglaterra.

Las mazmorras plenamente se asocian con castillos medievales, aunque su asociación con la tortura seguramente concierna más a la etapa del Renacimiento. Una “mazmorra de botellas” es simplemente otro término para denominar una mazmorra. Posee una entrada estrecha en la parte superior y a veces, la habitación de abajo es tan estrecha que sería imposible acostarse.

Se construían dentro de las paredes de los pisos superiores de un castillo para que las víctimas pudieran oír y oler la vida del castillo mientras morían lentamente por privaciones en condiciones inenarrables. En las novelas de Víctor Hugo y Alexandre Dumas, quienes utilizaron las oubliettes como dispositivo conceptual para explotar formas de terror estatal y político en sus escritos y que también las hicieron famosas en el proceso.

NUESTRAS EMISORAS