Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 58.48RD$ 59.53

RD$ 62.95RD$ 66.55

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

Los hijos condenados de Barahona: el turismo de pobreza nos está arropando

Publicado en Todo Incluido, hace 4 semanas

 Por Jonás Guevara

Dormir bajo las estrellas es una de las experiencias más románticas que se pueden vivir en la edad adulta, siempre y cuando se haga en condiciones controladas: un colchón, un mosquitero, una sombrilla o techo en caso de lluvia, repelente para mosquitos, comida, bebida y otros elementos que pueden hacer de una noche estrellada algo maravilloso.

Sin embargo, dormir bajo las estrellas con el concreto como colchón, perros leprosos como almohada, pulgas como compañeras y el rocío de la mañana como único baño seguro es una realidad desastrosa que nadie quisiera experimentar.

Ahora, imaginemos este escenario en la vida de dos menores de edad: abandonados, sin comida, sin acceso a educación, sin ropa limpia y con cero esperanzas de que las autoridades públicas hagan algo a su favor.

Esta es la cruda realidad que revela el video que ha llegado a nuestro centro de redacción: dos niños durmiendo en las aceras de Barahona, un pueblo turístico que, por lo visto, se convierte poco a poco en un destino de pobreza, desorden y abandono infantil. Lo que debería ser un lugar de descanso y belleza se ha transformado en un triste espectáculo de miseria y desamparo.

El caso de estos niños es un reflejo de la falta de acción por parte de las autoridades y de una sociedad que ha dado la espalda a sus más vulnerables. Es imperativo que tomemos conciencia y exijamos soluciones. No podemos permitir que el turismo de pobreza sea algo normal en Barahona.

Siempre que pensamos en turismo queremos ver playas, ríos y hermosos paisajes, pero esta no es la realidad de Barahona, la diarrea de mar (las algas) que invade nuestro malecón, los dementes, los hoyos, un mercado público que fácilmente se puede comparar con una letrina y los niños indigentes son una realidad que tiene décadas atacando y creciendo en nuestra provincia.

Durante años, Barahona ha sufrido cobarde e indiferentemente, clamando en silencio por un cambio que nunca llega y que nunca ha luchado porque llegue. La desesperación y la frustración nos consumen poco a poco. Esperamos que nuestras autoridades puedan tomar en cuenta estos temas y hacer el cambio real que Barahona ha venido necesitando durante muchos años.

Necesidad que se ha mantenido silente porque el pueblo ha sido silente y ya se ha adaptado a vivir en el fango. Un pueblo que tiene años sin protestas y sin una voz que le haga justicia mediante la acción. Ahora, solo es cuestión de intención, voluntad y acción para poder mejorar y sanar este dolor que sufrimos los barahoneros y barahoneras.

NUESTRAS EMISORAS