Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 50.01RD$ 50.55

RD$ 56.01RD$ 59.68

Combustibles

Precio

RD$ 195.50

RD$ 219.70

RD$ 235.30

RD$ 105.10

Qué proporción del gasto público irá al pago de intereses?

Publicado en Económicas, hace 2 meses

Santo Domingo.- El economista Miguel Ceara Hatton consideró ayer que el gran problema del país es cómo pagará la deuda pública que sobrepasa el 50% del producto interno bruto (PIB) y qué proporción del gasto público irá al pago de intereses.

“Tú tienes la deuda del Banco Central y la deuda del gobierno central. Ambas tienes que enfrentrarlas”, expresó.
Indicó que cada vez más una proporción creciente de los ingresos tributarios tienen que utilizarse para pagar deudas. “El país está pagando deudas con nuevas deudas”, dijo.

Criticó que el Gobierno no está dispuesto ni le interesa enfrentar el elevado endeudamiento, debido a que está metido en el tema político.

“El tema político se está comiendo el tema real de la República Dominicana hoy en día, que es la deuda”, sostuvo.
Para enfrentar la deuda lo primero que hay que hacer no es aplicar una reforma fiscal, sino mejorar la calidad del gasto.

Explicó que si le da más dinero a la estructura actual, donde existe corrupción, impunidad y no respetan las leyes, serían recursos perdidos.

Cree que mientras más se tarde la revisión de la estructura del gasto, más problemas se crearán en el país.

Expresó que desde el 2008 en adelante ha sido un desastre en términos macroeconómicos, porque la deuda ha mantenido unos niveles de gastos que son insostenibles.

Explicó que el gobierno no puede aumentar los impuestos porque no tiene legitimidad en la medida en que no resuelve el problema de la corrupción y la impunidad.

Dijo que una parte de la deuda está asociada a la política monetaria, por lo cual la situación del país en ese aspecto es muy compleja. Sostuvo que existe salida a la situación de la deuda, pero hay que tomar medidas.

Una eventual reforma constitucional, a su juicio, empeoraría la situación económica del país, porque no habrá control del gasto público e implicaría más desorden institucional.

NUESTRAS EMISORAS