Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.65RD$ 59.60

RD$ 61.85RD$ 65.45

Combustibles

Precio

RD$ 239.10

RD$ 273.50

RD$ 291.60

RD$ 132.60

Transfuguismo y el Estado clientelar todopoderoso

Publicado en Todo Incluido, hace 2 meses

Rosario Espinal

Actualmente, el transfuguismo es tema recurrente en la política dominicana. A veces se toma como un legítimo derecho de los buenos hacia mejores organizaciones políticas, y otras como falta de lealtad partidaria de los tránsfugas.

Ahora bien, cuando muchos pasan de la oposición al Gobierno, se puede asumir que es una acción fundamentalmente oportunista. Una reubicación política en busca de beneficios que, de no hacerse el transfer, se perderían.

El Estado dominicano es un imán porque tiene grandes tentáculos clientelares a través de empleos, contratos y subsidios.

El proceso comenzó en los 12 años de Joaquín Balaguer (1966-1978) con nóminas abultadas en la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE) y obras públicas otorgadas grado a grado. Así Balaguer desarrolló una base de apoyo urbano, a pesar de la represión de aquellos años.

La crisis económica de la década de 1980 limitó la capacidad clientelar del Estado dominicano y trajo fuertes protestas sociales que dificultaron al PRD gobernar.

A principios de la década de 1990, Balaguer impulsó reformas de ajuste económico, y a fines de esa década, el PLD la llamada capitalización de las empresas del Estado (más bien su desaparición), en un contexto de auge neoliberal.

En ese entonces, Balaguer declinaba físicamente y el sistema de partidos se reconfiguraba con el PLD y el PRD como partidos dominantes.

La crisis financiera de 2003-2004 descuadró la expectativa del PRD de gobernar por largo tiempo después de su retorno en el 2000. Y esa crisis abrió la compuerta para el retorno del PLD al poder en el 2004.

A partir del 2004 comenzó a fortalecerse el Estado clientelar dominicano en un contexto de crecimiento y estabilidad macroeconómica.

Aumentó considerablemente el Presupuesto Nacional, la nómina pública, los contratistas del Estado de bienes y servicios y se establecieron nuevos programas de asistencia pública.

Así, el Estado clientelar limitado que estableció Balaguer, y no pudo ampliarse significativamente en las décadas de 1980 y 1990 por las sucesivas crisis económicas, fue sustituido por el Estado clientelar todopoderoso en este principio del Siglo XXI.

En una economía como la dominicana, de bajos salarios, limitada creación de empleos privados y amplia economía informal, el Estado es ancla del sector formal de la economía, y un actor clave para la expansión de los distintos estratos de clase media.

Para ilustrar, de 2009 a 2023, la cantidad de empleados públicos en la República Dominicana aumentó de 327,691 a 732,537, para un incremento de alrededor de 120 por ciento.

Esos empleos públicos han representado en los últimos 15 años entre 27% y 31% del empleo total, y actualmente, el mayor gasto del Gobierno es la nómina pública que se lleva alrededor del 23% del Presupuesto (datos del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles, CREES).

Esto es clave para entender el transfuguismo que abunda en la política dominicana.

Muchos empleos y otros beneficios provienen del Estado; por ende, muchos dominicanos, políticos o no, se mueven hacia el partido en el poder. Ocurrió con el PLD y ocurre ahora con el PRM.

NUESTRAS EMISORAS