Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 50.01RD$ 50.55

RD$ 56.01RD$ 59.68

Combustibles

Precio

RD$ 195.50

RD$ 219.70

RD$ 235.30

RD$ 105.10

Vocero de Martinelli denuncia a magistrado del Supremo por “intimidación”

Publicado en Mundiales, hace 1 mes

Panamá.- El magistrado del Supremo panameño que actuó como fiscal acusador del expresidente Ricardo Martinelli en un caso de presunto espionaje político y peculado fue denunciado este lunes ante el Parlamento por supuesta “intimidación” por el vocero del ex jefe de Estado Luis Eduardo Camacho.

La denuncia contra el magistrado Harry Díaz, presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), fue presentada a título personal por Camacho ante la secretaría general de la Asamblea Nacional (AN).

En Panamá, por ley, los jueces del Supremo son investigados y procesados por los diputados del Parlamento, quienes al mismo tiempos solo pueden ser enjuiciados por los legisladores.

En la denuncia, Camacho, quien fue secretario de Comunicación del Estado durante el Gobierno de Martinelli (2014-2019), solicita a la comisión legislativa de Credenciales que “se inicie una instrucción sumarial prolija, se haga, si procede, la formulación de cargos correspondientes, y se impongan las medidas cautelares que estime conveniente y se haga justicia”.

La acusación, según su encabezado, “es por la posible comisión de delitos contra la Administración pública en la modalidad de delito contra los servidores públicos, y delito contra la administración de Justicia, en la modalidad de amenaza contra un servidor judicial”.

Díaz actuó como fiscal en el proceso especial que se le siguió en el Supremo a Martinelli por espionaje político y malversación, unos cargos de los que fue exonerado el pasado 9 de agosto por un tribunal de juicio oral, en un fallo que será recurrido por la Fiscalía y los querellantes en el proceso, según ya lo anunciaron estos.

En octubre de 2015, Díaz presentó una acusación contra Martinelli por cuatro delitos que suman 21 años de cárcel, después de lo cual y tras un largo proceso el caso conocido como “pinchazos” pasó a un tribunal de la justicia ordinaria ya que el expresidente renunció al cargo de diputado regional que le confería un fuero especial.

Aún así, como dice Camacho en su denuncia, “Díaz ha continuado expresando a través de los medios de comunicación conceptos sobre el proceso utilizando ilegítimamente su investidura”.

Eso “como aparente mecanismo dirigido a influenciar o intimidar en los miembros de la judicatura que estaban a cargo del juzgamiento, o de aquellos que en instancias superiores les corresponda resolver los recursos que se presenten contra sus decisiones”, según el exfuncionario de la Administración de Martinelli.

La denuncia señala que las aseveraciones de Díaz las formuló cuando a Martinelli se le concedió la medida cautelar de arresto domiciliario por cumplir un año de detención preventiva, y al día siguiente de ser absuelto de todos los cargos.

Así, Camacho cita entre otras razones, que Díaz dijo que “son una vergüenza estos jueces de juicio oral. Exabrupto jurídico y la sumisión de la moral bajo la corrupción rampante que nos azota. Estoy asqueado a morir. ¡Qué vergüenza!”, tras conocerse del veredicto que declaró “no culpable” a Martinelli.

Según Camacho, “Díaz, en su desesperación por ver cómo sus actuaciones como magistrado fiscal quedaron en entredicho y fueron descartadas por haber sido violatorias del debido proceso, procede a emitir una serie de epítetos en contra de los componentes del tribunal de juicio oral”.

Camacho citó la norma constitucional que da cuenta que los magistrados y jueces son independientes en el ejercicio de sus funciones.

Tras ser declarado “no culpable” por el tribunal de juicio oral el pasado 9 de agosto, Martinelli anunció que demandaría “a todos” los que le acusaron en el caso de espionaje político y malversación de fondos públicos, un caso que siempre a tildado de “persecución política”.

En 2015 el exmagistrado y expresidente de la Corte Suprema Alejandro Moncada fue condenado a 5 años de prisión por una comisión parlamentaria tras un acuerdo de pena al declararse culpable de cuatro delitos que se le señalaban. En 2018 quedó en libertad.

NUESTRAS EMISORAS