Tasas de Cambio

CompraVenta

RD$ 57.49RD$ 58.45

RD$ 63.50RD$ 67.32

Combustibles

Precio

RD$ 147.70

RD$ 183.70

RD$ 198.00

RD$ 105.40

Asesinatos de presidentes en Haití y República Dominicana

Publicado en Editorial, hace 2 semanas

Por: Francisco Teófilo (Pupulo).-
(Especial para El Siblo).-
En Haití y en la República Dominicana, todavía muy reciente, repercute con grandes y denigrantes indignaciones políticas y sociales en el mundo y todo el continente Americano; con el vapor caliente de la sangre del asesinado presidente de la república de Haití, su excelencia Jovenel Moise, quién junto a su esposa y Primera Dama, la señora Martine Moise, quienes a las 1:30 de la madrugada del miércoles 7 de julio del 2021, fueron sorprendidos, asaltados y atacados a tiros dentro de su casa o residencia privada y personal, en las afueras de la ciudad de Puerto Príncipe de Haití. El Jefe de Estado recibió 12 impactos de balas y murió al instante; pero su esposa, en el acto resultó herida de gravedad, pero no murió, salvando milagrosamente su vida; y los hijos quienes también estaban en la casa, pero gracias a Dios no resultaron ser víctimas ni heridos.
Pues producto y en consecuencias del presente, fatal, horrendo y repudiable hecho de magnicidio, entonces, entendemos muy lógico y necesario darles una buena mirada a la historia de HAITÍ, como país vecino más cercano a la República Dominicana, en cuanto a los asesinatos o magnicidios de sus gobernantes; por lo que podemos citarles los siguientes ejemplos:
En 1806, fue asesinado por sus mismos compatriotas, Jean Jaques Desalines, siendo General en Jefe como presidente de la República y el principal prócer y héroe de la Independencia Nacional de Haití, después de la figura de Tousait L’ouverture, quién era el principal visionario político e ideológico de la libertad del pueblo haitiano; y también de la creación de un Estado independiente y soberano.
En 1870, fue asesinado en Haití, el presidente Silvein Salnaves, quién por una extremada situación de agitación y crisis política, hubo de abandonar su cargo y salir de su país por la zona fronteriza de Foint Parissiyen, huyendo a la República Dominicana buscando auxilio y refugio; pero, por un grave error político y humanitario del Gobierno del General José María Cabral y Báez, pues el depuesto gobernante haitiano, fue hecho prisionero y luego entregado a las autoridades de Haití, quienes salvajemente lo ejecutaron.
En 1912, el presidente de Haití, Michel Cinnatus Leconte, fue asesinado, víctima de un horrendo magnicidio, cuando esté gobernante de Haití, fue ejecutado por una complicidad dada entre sus enemigos y los propios seguidores suyos.
En 1915, el presidente Vilbruin Guillaume Same, este fue asesinado, por causas de un clima político y electoral muy tenso y convulso, y sus malas acciones como gobernante.
Aquel mencionado presidente de Haití, con las masas en las calles de Puerto Príncipe, tuvo que correr a esconderse en la embajada de Francia; pero fue perseguido por la multitud, quienes penetraron por la fuerza dicha legación diplomática, y luego mataron con sus propias manos al entonces Jefe de Estado.
EN EL CASO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA COMO EL PAÍS HERMANO Y VECINO MÁS SERCANO DE HAITÍ.
Al igual que el pueblo haitiano en su historia, en la República Dominicana como país vecino, también en su historia como pueblo y Estado Soberano, pues se registran varios hechos de magnicidios o asesinatos de presidentes, en sus condiciones y en pleno ejercicios de sus funciones como Jefes de Estado.
Luego de buscar en algunas páginas sobre algunos hechos pasados del país y el Estado, pues podemos citar como ejemplos lo siguiente:
De 1838 a 1844, Francisco Del Rosario Sánchez, joven abogado y político, quién a pesar de no haber sido Presidente, ostenta el honor y grado de ser uno de los fundadores de la República Dominicana. Fue uno de los más activos integrantes del movimiento separatista de Haití, lo que también fue en cierto modo «un producto del movimiento revolucionario, llamando La Reforma», el cual surgió o nació en territorio haitiano en contra del presidente de turno, Jean Pierre Boyer.
Pues en febrero de 1844, se proclamó la Independencia Nacional de la República Dominicana como Estado Libre y Soberano. Hay que destacar y aclarar que, como el primer padre de la patria, el gran visionario e ideológico de esto lo fue el joven Juan Pablo Duarte y Díez. Pero luego de que el país fuera anexado a la Corona de España como metrópolis, el 18 de marzo de 1861, por el gobierno del déspota General Pedro Santana, siendo este el presidente de la República, entonces Sánchez se opuso radicalmente a estas acciones y decisiones, por lo que tuvo que salir huyendo del país al exilio.
Más tarde, desde Curazao, con el permiso, la ayuda y colaboración de los gobiernos haitianos con «La Causa» de los restauradores dominicanos, y pasando por Haití, entró a la República Dominicana (su patria), por la comunidad de El Cercado de San Juan de la Maguana; pero Sánchez fue hecho prisionero, y luego terminó siendo Fusilado O Asesinado, por órdenes del gobierno del general Pedro Santana.
De 1863 a 1864, el general Antonio Salcedo Ramírez -Pepillo-. Un gran patriota y héroe de la Independencia Nacional. En plena guerra de la restauración, fue proclamado y confirmado presidente de la República. Pero luego, en el ejercicio de sus funciones en el cargo, fue fusilado o asesinado.
De 1879 a 1899, el general Ulises Hilarion Hereaux Levert (Lilis), fue un tremendo patriota y brillante espada y guerrero de la Restauración; y luego también presidente dictador de la República. Durante ese período, terminó siendo asesinado a tiros, el 26 de julio de 1899.
De 1906 a 1911, el general Ramón Cáceres, gran presidente de la República Dominicana, se caracterizó por sus buenas intenciones para la estabilidad interna y pacífica del país. Pero fue asesinado por una complicidad y traición de los oficiales de su seguridad del Ejercito. Prácticamente les sucedió igual que al presidente Jovenel Moise en Haití.
De 1930 a 1961, el general Rafael Leónidas Trujillo Molina (Chapita). Este fue un presidente dictador y sanguinario de la República Dominicana, durante el citado período. Su ascenso al poder fue por causas y consecuencias de la intervención y ocupación de los Estados Unidos al país de 1916 hasta 1924. El gobernante, general Trujillo Molina, en la noche del 30 de mayo de 1960, terminó siendo ajusticiando o asesinado, víctima de un magnicidio.
En conclusión, estudiando y con profundas reflexiones el criminal, rechazable y abominable magnicidio o asesinato del presidente de Haití Jovenel Moise, al fin y al cabo, debemos fijarnos, observar y entender, las lecciones que de vez en cuando nos da y nos enseña la historia de dos naciones, pueblos, repúblicas, países vecinos y hermanos, que por naturaleza y razones institucionales de geo-politicas y sociales, prácticamente estamos condenados a pasar por las mismas situaciones y circunstancias de vida.
Gracias.

NUESTRAS EMISORAS